Actualmente en el mundo existimos 1800 millones de jóvenes entre los 10 y 24 años de edad, somos la generación más numerosa de la historia, pero también somos la primera que ha crecido con conciencia del cambio climático y la última que goza de la oportunidad de ayudar a evitar sus consecuencias más nefastas.

Esto hace que los jóvenes seamos parte fundamental para el futuro del planeta. Ser joven para mí es tener la oportunidad de hacer un cambio en el mundo. Para ello existe un plan de acción global a través de iniciativas innovadoras con enfoque incluyente y sostenible, para que junto a la sociedad civil, instancias académicas y de gobierno, logremos cumplir con las metas planteadas dentro de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible. Este plan busca la erradicación de la pobreza, fomentar el crecimiento económico, incluyente y lograr la sustentabilidad ambiental a través de 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS). Tener una educación inclusiva y accesible, es crucial para lograr el desarrollo sostenible y poder desempeñar, además, un papel clave en la prevención de conictos. La educación es, por tanto, un factor que potencia el desarrollo ya que es fundamental para acelerar el progreso hacia la consecución de los 17 objetivos que plantea.

Actualmente existen organizaciones dirigidas por jóvenes que están transformando la educación a través de la promoción de estas ideas. Nosotros los jóvenes somos agentes de cambio y nuestra meta es mejorar la vida de los demás y la salud del planeta, por lo que jugamos un papel signicativo en la implementación y la promoción de estos objetivos. Para poder implementar de manera efectiva los ODS necesitamos a más jóvenes que cumplan con diferentes funciones, tales como:

1.- Líderes Cuando los jóvenes son empoderados con el conocimiento de sus derechos, pueden manejar el cambio en sus comunidades. Las organizaciones lideradas por jóvenes y sus redes, deben ser apoyadas y reforzadas, porque contribuyen al desarrollo de capacidades de liderazgo cívico entre la gente joven, especialmente entre las poblaciones marginales.

2.- Agentes de cambio Los jóvenes también tienen el poder de actuar y movilizar a otros. Los jóvenes activistas son cada vez más en el mundo, respaldados por una conectividad cada vez mayor por el acceso a las redes sociales.

3.- Portavoces En una sociedad, una menor parte de la población es la que está consciente de los problemas que existen en el mundo y los jóvenes pueden participar en la promoción de la agenda de desarrollo a personas de sus comunidades, y así más personas pueden sumarse a este proyecto que está cambiando el panorama actual de la sociedad.

El Imparcial – El mejor diario de Oaxaca. Contáctanos: (951) 516-2812 y 501-8300